“Bye Bye Mali”, Francia y sus socios anuncian la retirada para reposicionarse en Níger o Chad

Francia y sus socios europeos que operan en Malí han anunciado su retirada coordinada del país, donde están presentes con la operación Barkhane y fuerzas especiales europeas takuba. "Ya no se cumplen las condiciones políticas, operativas y jurídicas"Y los países, se lee en un comunicado conjunto, han decidido "La retirada coordinada" del país africano, asegurando al mismo tiempo los suyos “Voluntad de seguir comprometido con la región"De Sahel, donde persisten las amenazas yihadistas. Francia tiene aproximadamente 4.300 soldados en la región, unos 2.400 solo en Malí. El Sahel es un "prioridad de la estrategia de expansión"De Al-Qaeda e Isis, especifica Macron. A pesar de la retirada de las tropas, el líder del Elíseo insistió en "manteniendo el compromiso en el Sahel con los países vecinos”.

"Sahel, Francia pasa la página de la operación Barkhana", así tituló 'Le Figaro', que reflexiona en un editorial sobre el significado de una pérdida de influencia francesa en la región que ha sido un área de interés para él durante más de un siglo.

Después de la cena de negocios de anoche en el Elysée con el primer ministro italiano Mario Draghi y con otros líderes europeos y africanos, el presidente Emmanuel Macron anunció hoy la retirada de las fuerzas francesas de la Operación Barkhane de Malí. los soldados de la misión takuba, en el que participan las fuerzas especiales de países europeos, incluida Italia.

Presupuesto de la misión francesa  

La presencia francesa en Malí se remonta a enero de 2013, cuando el presidente François Hollande decidió enviar tropas para evitar que la capital Bamako acabara en manos de las fuerzas yihadistas tras el norte del país. La presencia francesa en Malí, justificada por la necesidad de frenar el avance islamista, proteger a Europa de posibles ataques y controlar las rutas migratorias, se hizo imposible después de que dos golpes de Estado sucesivos trajeran al gobierno fuerzas hostiles a Francia. La tensión entre la junta militar con sede en Bamako y París se saldó con la expulsión del embajador francés, y en la capital africana no es raro ver escrito así muerte a los franceses y sus aliados.

Diez años de guerra francesa contra el terrorismo fueron desastrosos. La movilización masiva de fuerzas militares ha supuesto enormes costes: 2 millones de euros al año, sólo en 2020 dos mil quinientos muertos en Malí, Burkina Faso y Níger, dos millones de refugiados con grupos yihadistas que han controlado grandes extensiones de territorio en el Sahel, fomentando las luchas entre las comunidades. Las masacres se han multiplicado a lo largo de los años donde los civiles han sido asesinados más por los militares que por los yihadistas. También hubo una campaña de información muy fuerte contra la presencia francesa tras la muerte de 19 civiles inocentes en Bounti en Malí por un error de la aviación francesa.

Estamos pensando en un reposicionamiento en Níger o Chad

Macron, Draghi y los demás líderes de la UE quieren irse de Mali pero no abandonar por completo la región del Sahel. Una hipótesis es el fortalecimiento de la presencia en Níger o Chad, aunque la idea es repensar toda la colaboración con el G5 Sahel y los países de África Occidental.

Los objetivos de Barkhane e takuba ya no puede ser procesado ni siquiera por la presencia de mercenarios rusos de Wagner, que apoyan a la junta militar en el poder. Durante la reunión en Moscú entre Putin y Macron el pasado 7 de febrero, el presidente ruso repitió que Wagner es una empresa de seguridad privada que no tiene conexión con el Kremlin, pero la versión más creíble es que Putin utiliza mercenarios para realizar acciones para las que sí lo hace. no quiere ser responsable.

El fin de Barkhane tras nueve años de presencia militar francesa en Malí sella un fracaso tanto táctico como político. Los bombardeos contra grupos yihadistas no han logrado eliminar la amenaza islamista y los esfuerzos de los soldados de Barkhane no han logrado frenar el creciente sentimiento anti-francés entre la población.

General de la Fuerza Aérea Pasquale Preziosa, jefe de la Fuerza Aérea hasta 2016

General Precious: "África es un cimiento de inestabilidad"

laÁfrica es un torbellino de inestabilidad, por lo que el general Pasquale Preziosa, exjefe del Ejército del Aire hasta 2016 y en la actualidad presidente dell 'Observatorio de seguridad de Eurispes

El Sahel, analiza lo general, representa el "encrucijada de la inestabilidad africana con reclamos religiosos apoyados por grupos armados afiliados a al Qaeda vinculados a la marginación de las regiones del norte de Mali". Además de los conflictos religiosos, también existen los armados entre facciones enfrentadas por problemas étnicos y políticos. El el riesgo de violencia en la región era muy alto y desde 2010 ha habido una tendencia creciente de nuevas crisis, incluida la rebelión tuareg e islamista en el norte de Malí (Ansar al-Dine-Estado Islámico de Irak y ash-Sham en el Gran Sahara, Jama'at Nusrat al -Islam wal-Muslim , Batallón al-Mulathamun) y las guerrillas de Boko Haram en el noreste de Nigeria.

Históricamente, los ataques de Al Qaeda comenzaron en 1998 en Nairobi y con las revoluciones árabes de 2011 en África también las filiales del estado islámico de Abu Bakr Al-Baghdadi. En Malí, el 94% de la población (unos 20 millones) es de fe musulmana con más de diez etnias, 13 idiomas locales además del francés oficial.

En la región existe el compromiso de la ONU, desde 2013 con laOperación Minusma con resultados aún no visibles, de la Unión Europea con elOperación Eutm-M para el entrenamiento de las fuerzas armadas, percibido por los lugareños "demasiado teórico". La misión francesa de lucha contra el terrorismo (que ya ha informado de 54 víctimas), llamada Barkhane, ha perdido día a día el apoyo de la población maliense. Según algunos partidos políticos malienses, "solo el pueblo de Mali puede poner fin al conflicto en curso.

La situación en Malí, por lo tanto, es similar a la de Afganistán al comienzo de la "Guerra global contra el terrorismo". Algunos analistas han llamado a Malí el "nuevo Afganistán" de África.

Además, debido a la lucha contra el iihadismo, las operaciones militares de una gran coalición con muchas potencias involucradas aún están en marcha en algunas áreas de Irak y Siria, cuyos resultados no parecen ser seguros ni definitivos. La apertura de operaciones militares en África para combatir el yihadismo con la participación de varios países y fuerzas mínimas siempre ha suscitado dudas sobre la eficacia de la estrategia global para combatir el fenómeno terrorista.

Italia, en particular, sugiere Preziosa, debería preguntarse, después de Afganistán, sobre las líneas a seguir para asegurar unos niveles de seguridad nacional adecuados al nuevo marco mundial que ve una competencia estratégica muy exigente por ganar el futuro. La estabilización del marco internacional no estará exenta de sorpresas. Es necesario recurrir a historia y sus enseñanzas, especialmente los heredados del antiguo Imperio Romano debido a las amenazas del Sur. La seguridad del Imperio se obtuvo fortaleciendo los países del norte de África y no dispersando los esfuerzos en áreas de poco interés comercial o estratégico.

La Libia, la Túnez y L 'Argelia, por nombrar solo algunos, son los países de interés estratégico para la seguridad no solo de Italia sino de toda Europa. Las operaciones militares, aunque sean de mantenimiento de la paz, tienen costos muy altos, incluso para los países del G7 que, después de la pandemia, tuvieron que elevar la deuda pública a niveles nunca antes vistos. Las operaciones militares tienen ciertos costos, pero retornos inciertos. Il Mali representó un  "Pantano de problemas" que dejó como legado a las generaciones futuras, comenta el General Preziosa, no sólo una gran deuda financiera, sino también una deuda estratégica de política exterior.

Italia en África

Nuestro país está presente en ese territorio con la “Misión de apoyo bilateral en la República de Níger – MISÍN", comandada por el piloto coronel de laaviaciónDavide Cipelletti, (con el área geográfica de intervención también extendida a Mauritania, Nigeria y Benin) con el fin de aumentar las capacidades destinadas a combatir el fenómeno del tráfico ilegal y las amenazas a la seguridad, como parte de un esfuerzo conjunto europeo y estadounidense para la estabilización. de superficie y el fortalecimiento de las capacidades de control territorial por parte de las autoridades nigerianas y los países del G5 del Sahel. 

Hacia 200 militari Los italianos están, por otro lado, incluidos en el TF Takuba, garantizando las capacidades de evacuación médica del personal de la coalición en operación mediante el uso de aviones de transporte 3 CH 47 F de laEjército, en configuración medevac que hacen uso del marco de seguridad necesario garantizado por los 3 helicópteros de exploración y escolta AH - 129D "Mangusta", de los regimientos 5 y 7 de la Brigada Aeronáutica del Ejército, enmarcados en el Fuerza de Tarea “Jacana.

Misión de Apoyo Bilateral a la República de Níger (MISIN)

“Bye Bye Mali”, Francia y sus socios anuncian la retirada para reposicionarse en Níger o Chad