Cena en Bruselas para decidir los líderes de las instituciones comunitarias

Emanuela Ricci

Mañana la primera ministra Giorgia Meloni volará a Bruselas para participar en una cena organizada por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Una cena nada agradable, ya que habrá que sentar las bases para luego proponer nombres capaces de polarizar una mayoría sólida en el seno de las instituciones europeas. ¿Objetivo? Una Comisión de la UE capaz de abordar con autoridad los desafíos actuales a nivel internacional pero, sobre todo, los futuros que, tras las elecciones americanas de noviembre, podrían afectarnos "muy de cerca".

El candidato del Partido Popular Ursula von der Leyen podría estar avanzando hacia una a de su mandato en la Comisión. Meloni es muy pragmático al respecto: “Ese será el lugar para abrir nuestras evaluaciones. Cuando llegue la propuesta del PPE, veremos también cuáles serán las valoraciones de los demás altos cargos”. Meloni se muestra firme en que Italia merece puestos destacados: “Hay que reconocer a Italia el papel que merece, en términos de competencias que habrá que abordar cuando se forme la Comisión y se designen los comisarios. Europa entiende el mensaje claro que ha llegado de los ciudadanos europeos, que piden pragmatismo y un enfoque menos ideológico"

Meloni, en referencia al G7, para mencionar las cuestiones más importantes para Italia, afirmó que "por primera vez se habló de regular los flujos migratorios, de abordar las causas profundas de la migración para garantizar el primer derecho: el derecho a no emigrar. También hemos asumido compromisos en la otra cara de la moneda, la de la lucha contra los traficantes de personas. Acordamos que se necesita una coalición global contra los traficantes"..

Mañana en Bruselas, en la cena de los Jefes de Estado y de Gobierno, sobre la mesa, además de la comida, estarán las espinas de los nombramientos de los jefes de la Comisión, del Consejo y del Parlamento, así como el importante papel del Alto Representante de Asuntos Exteriores. 

Según los resultados de las recientes votaciones, la división prevé que la Comisión y el Parlamento pasarán al PPE, el Consejo Europeo a los socialistas y el Alto Representante de la UE a los liberales. Meloni, sin embargo, quiere recordar los números de los conservadores de la ECR, que siguen de cerca a la tercera fuerza formada por los liberales. La votación se realizará en formato plenario. El PPE puede aprovechar a sus 13 líderes nacionales: los primeros ministros polacos Tusk y el griego Mitsotakis, para los socialistas (4 líderes) el alemán Scholz y el español Sánchez, para los liberales (4) el dimitido belga De Croo y la estonia Kaja Kallas, quien es considerado el favorito para liderar la diplomacia de la UE, aunque todavía hay algunas dudas. Por ahora, la solución que podría complacer a todos pasa por la a von der Leyen en la Comisión con el ex primer ministro portugués Costa en el Consejo Europeo, mientras que Metsola parece ser la favorita para el Parlamento de la UE. 

Lo que es seguro es que von der Leyen necesitaría los votos de la ECR como pan caliente para consolidar una mayoría sólida incluso si socialistas y liberales llevan semanas diciendo al Partido Popular que para apoyar a von der Leyen no debe haber ningún acuerdo con los conservadores de la ECR y con la extrema derecha de Identidad y Democracia. 

No es casualidad que, para mantener viva la cuestión, el Canciller Scholz situara a Meloni en la extrema derecha del espectro político, en una entrevista concedida a un periódico alemán. La canciller alemana afirmó a continuación que todo indica que von der Leyen podría ocupar un segundo mandato. 

La cena en Bruselas podrá dar más indicaciones sobre el futuro de los líderes de la Unión Europea, esperando que las indicaciones de las recientes votaciones que ven al equipo conservador muy cerca de ser la tercera fuerza política comunitaria (a pocos votos de los liberales) serán tomados en consideración. Esto no puede ignorarse para equilibrar un gobierno que, compuesto únicamente por fuerzas progresistas, no tendría una brecha de números ideales para poder cumplir tranquilamente su mandato en un momento muy delicado a nivel internacional. Se espera que en breve se alcance el marco para poder dotar a los europeos de instituciones que ya están operativas a finales de junio.

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Cena en Bruselas para decidir los líderes de las instituciones comunitarias