China conquistará África con la venta de armas y carreteras

Emanuela Ricci

China, con sus importantes empresas estatales globales, está colonizando el Continente Negro mediante la construcción de carreteras, autopistas, escuelas, universidades y edificios gubernamentales a cambio de contratos de treinta años para la extracción de minerales preciosos, materiales críticos y tierras raras. Al mismo tiempo, se produce un aumento progresivo y preocupante del suministro de armas y armamento a los gobiernos regulares pero también a los que han sufrido un golpe de Estado en los últimos dos años. No sólo China sino también Rusia lleva años implementando una importante penetración, especialmente en la región del Sahel y en el norte de África, a través de la milicia privada Wagner, ahora sustituida por la nueva entidad absorbida por el ejército regular de Moscú en el grupo, más conocida como Africa Corp.

A la conquista de África. Según el SIPRI (Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo), China ha suministrado buques de guerra a Djibouti y Mauritania, y drones a Nigeria y el Congo. Entre 2019 y 2023, al menos 21 países del África subsahariana recibieron grandes cantidades de armas chinas. La empresa estadounidense Janes, especializada en temas de defensa, estima que alrededor de siete de cada diez ejércitos africanos utilizan vehículos blindados producidos en China. Las empresas de armas chinas son agresivas y se están expandiendo por todo el continente, con folletos y regalos, en busca de nuevos clientes. Están firmando acuerdos con una lista cada vez más diversa de clientes, desde viejos amigos hasta nuevos aliados potenciales, deseosos de equiparse con sistemas militares chinos.

Estas ventas no sólo son una fuente de ingresos para la industria de Beijing, sino que también contribuyen a la expansión de la influencia de China en África. La región se está convirtiendo en un campo de batalla para la rivalidad geopolítica entre Estados Unidos, China, Rusia y otros países como Turquía. Algunos funcionarios occidentales temen que China tenga la intención de establecer una base naval en la costa atlántica de África.

China ofrece armas a precios reducidos, junto con condiciones de financiación flexibles, cooperación militar y formación de oficiales (en sus propias academias en China para formarles en la mentalidad centralista del Partido Comunista). La oferta es atractiva para todos aquellos que quieran ejércitos modernos. Además, China utiliza las armas como incentivo para otros acuerdos o para mejorar las relaciones diplomáticas y comerciales. Recientemente donó equipo militar por valor de 28 millones de dólares a Zimbabwe, por ejemplo. “Los chinos están en una posición en la que pueden decir que les darán un ejército completamente nuevo y también les construirán un ferrocarril.”, dice Siemon Wezeman del SIPRI a The Economist.

Esta estrategia ha convertido a China en el mayor proveedor de armas del África subsahariana, superando a Rusia, cuyas exportaciones de armas a la región entre 2019 y 2023 cayeron un 44% respecto a los cuatro años anteriores. Es probable que las ventas rusas sigan disminuyendo debido a las sanciones occidentales. Incluso Francia, que dominaba el mercado de armas en el África occidental francófona, ahora tiene que competir con China, los Emiratos Árabes Unidos y Turquía. Un ejemplo sobre todo: Senegal, Costa de Marfil y Benin mostraron recientemente vehículos blindados chinos en algunos desfiles.

Una de las razones del éxito de China es que tanto China como los Emiratos Árabes Unidos tienen menos escrúpulos: no les importa para qué pretenden utilizar las armas sus clientes o si respetan los derechos humanos. El general Christopher Musa, jefe del Estado Mayor de Defensa de Nigeria, se quejó de que los proveedores occidentales a menudo no están dispuestos a vender a Nigeria el equipo necesario para luchar contra Boko Haram, un grupo yihadista conocido por secuestrar a niñas escolares. Entonces Nigeria recurrió a China, que ha entregado casi 300 vehículos blindados desde 2020, incluidos tanques VT-4, drones y aviones de combate.

El general Michael Langley, que dirige el Comando de Estados Unidos en África, advirtió al Congreso que los retrasos en la aprobación de las ventas de armas estadounidenses están empujando a los gobiernos de África occidental a recurrir a China. Xi Jinping, de hecho, ha prometido más ejercicios conjuntos y una mayor implicación en cuestiones de seguridad. Oficiales de 50 países africanos asisten a cursos de entrenamiento militar ofrecidos por China. Entre los graduados se encuentran ocho ministros de defensa y diez jefes de defensa. El general Musa de Nigeria, por ejemplo, estudió tanto en la Escuela de Guerra del Ejército estadounidense como en la Universidad de Defensa Nacional de China. Ruanda ha adoptado procedimientos de entrenamiento chinos y algunos soldados responden a sus instructores en mandarín.

Las ventas de aviones no tripulados de China al Congo también han aumentado las tensiones con Ruanda, que ha sido acusada de disparar un misil chino contra un avión no tripulado de vigilancia de la ONU.

En este escenario, Europa queda a la expectativa, aunque esté directa y geográficamente interesada en las cuestiones africanas, ya que sufre los fenómenos incontrolados de los flujos migratorios. Otro aspecto es la cuestión de los materiales críticos y las tierras raras, donde África parece ser un El Dorado aún por explorar. Incluso en este sector, Rusia, China y Turquía son ahora los amos, mientras que Europa todavía está debatiendo cómo moverse en África.

¡Suscríbete a nuestro boletín!

China conquistará África con la venta de armas y carreteras

| MUNDO |