China dispuesta a construir un túnel submarino para conectar Rusia con Crimea

Editorial

En octubre pasado, ejecutivos de empresas rusas y chinas se reunieron en secreto para discutir la posibilidad de construir un túnel submarino que conecte Rusia con Crimea. Esta línea de comunicación submarina permitiría el transporte de mercancías hasta Crimea, ofreciendo una ruta a salvo de ataques ucranianos. La noticia surgió de las interceptaciones de comunicaciones de los servicios de seguridad ucranianos, informó el Washington Post.

La decisión de construir esta línea segura fue motivada por los repetidos ataques de Ucrania al puente de 11 millas de largo en el estrecho de Kerch, un elemento crucial para la logística militar rusa. Las conversaciones subrayan la determinación de Rusia de mantener el control sobre Crimea, que anexó ilegalmente en 2014, y su creciente dependencia de China.

La construcción de un túnel junto al puente plantea un desafío importante, según funcionarios estadounidenses e ingenieros experimentados. Nunca se ha intentado un trabajo de esta escala, con costos estimados en varios miles de millones de dólares, en una zona de guerra. Sin embargo, a pesar de las dudas sobre la viabilidad del proyecto, surge la determinación rusa de iniciarlo lo antes posible, considerando el riesgo de que Ucrania pueda dañar el puente de Kerch en los próximos años.

El Washington Post informa que una importante empresa constructora china ha mostrado interés en el proyecto. Si bien China nunca ha reconocido oficialmente la anexión de Crimea por parte de Rusia, podría enfrentar consecuencias económicas por las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea a Moscú. Sin embargo, China parece interesada en construir el túnel a través de su empresa estatal, China Railway Construction Corporation (CRCC).

Además, China podría obtener importantes ventajas si insistiera en la propiedad parcial del túnel y ampliara su cartera global de infraestructura portuaria y de transporte.

Aunque algunos expertos creen que la construcción de un túnel bajo el estrecho de Kerch es técnicamente posible, señalan que sería una tarea enorme, comparable al túnel entre Dinamarca y Alemania que se construye desde hace ocho años. Con unos costes estimados que superan los 8,7 millones de dólares, una vez finalizado, sería el túnel más largo de Europa. Los expertos dicen que es poco probable que se pueda completar un túnel de Kerch a tiempo para influir en el esfuerzo bélico ruso, pero Moscú puede considerarlo una inversión a largo plazo. La implementación del proyecto pondría en riesgo a miles de empleados, equipos costosos y grandes obras de construcción, expuestos al peligro de ataques ucranianos”.

¡Suscríbete a nuestro boletín!

China dispuesta a construir un túnel submarino para conectar Rusia con Crimea

| EVIDENCIA 3, INTELIGENCIA |