"Coerción económica china" en el próximo G7 en Tokio

La próxima semana, los líderes de los países del G7 discutirán el uso de la "coacción económica” por China en las relaciones exteriores.

El tema será parte de una sección de la declaración conjunta final al final de la cumbre del 19 al 21 de mayo en Hiroshima, Japón. También describirá cómo las siete economías más avanzadas del mundo trabajarán juntas para contrarrestar la coerción económica de China.

La declaración principal del G7 incluirá "un apartado específico sobre China" con una serie de recomendaciones sobre las políticas económicas agresivas de China y otros comportamientos que han demostrado ser incorrectos hacia la comunidad internacional.

Una declaración conjunta sobre seguridad económica detallará las herramientas que se utilizarán.

Entre los países del G7, el presidente estadounidense Joe Biden ha colocado a China en el centro de la política exterior estadounidense debido a las ambiciones de Beijing en la isla de Taiwán.

Un aspecto que no se debe pasar por alto es que entre los países del G7 como Canadá, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido existe una estrecha correlación y dependencia económica con China.

El mes pasado, China calificó una declaración de los ministros de Relaciones Exteriores del G7 que hablaba de temas relacionados con la política económica agresiva de China como "llena de arrogancia y prejuicio contra Beijing".

¡Suscríbete a nuestro boletín!

En comparación con la administración Trump, Biden es más directo en los asuntos que afectan a China.

La declaración conjunta emitida cada año por todos los líderes del G7 señala el propósito común de los poderosos del mundo en una variedad de temas económicos.

Los miembros del G7 también ofrecerán la perspectiva de una mayor cooperación con China en áreas como el clima.

"No estamos a favor de desvincular las economías de EE. UU. y China, estamos a favor de la reducción del riesgo, estamos a favor de la diversificación”dijo el funcionario estadounidense. “Este principio es muy unificador”.

Dada la importancia de la declaración conjunta final, los distintos sherpas diplomáticos de las delegaciones extranjeras aún están perfeccionando los borradores que intercambian entre sí.

La reunión del G7 será un importante caso de prueba para que las economías más importantes del mundo prueben la voluntad real de sus países de emprender realmente pautas económicas comunes para contrarrestar la supremacía y la dependencia de las cadenas de suministro de las materias primas chinas.

Las políticas estadounidenses se han redactado, hasta el día de hoy, para tratar de negar el acceso militar de China a las herramientas que podría usar para obtener superioridad tecnológica. Por tanto, es prioritario limitar el acceso a algunos semiconductores que tienen objetivos de carácter militar.

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo el jueves que China claramente ha utilizado la coerción económica con Australia y Lituania.

"Coerción económica china" en el próximo G7 en Tokio

| ECONOMÍA |