Copasir, Presidente Hon. Volpi, contra el asalto extranjero: "Los intereses bancarios y de seguros permanecen en Italia"

Vistas

Audiencia de la Comisión Parlamentaria para la Seguridad de la República - Copasir - como parte del ciclo de audiencias sobre el sistema bancario de seguros AISE, Banca d'Italia, Ivass, Ubi Banca, Mediobanca, Cassa Depositi e Prestiti. La audición de Unicredit.
En el contexto de las habilidades de los Copasir relacionado con la seguridad y el interés nacional está formando gradualmente una conciencia sensible preocupación por la dinámica que podría interceptar el interés compartido del país en el futuro.
Las noticias recientes, de alguna manera algo predecible, acentúan las preocupaciones ya expresadas por el Comité con respecto al posible control fuera de las fronteras nacionales de las instituciones bancarias y de seguros primarias ya reconocidas como uno de los principales tenedores de deuda soberana italiana.
Dado que la noticia es pública y clara y recordando la reciente implementación de la legislación en defensa de los activos estratégicos del país, pensamos que puede haber una activación autónoma de los órganos encargados con el objetivo de asegurar que las instituciones mencionadas permanezcan dentro de un sistema de control y gestión. Italiano. Creemos que, hoy en día, en particular, el “Sistema de País” no necesita ser agotado de pilares estratégicos en favor de actores que persiguen intereses distintos a los nacionales.

Su Investireoggi.itGiuseppe Timpone explicó la cuestión de nuestra deuda pública de una manera verdaderamente exhaustiva.

La deuda pública italiana cerró 2019 en 2.409 millones de euros, un 1,2% más año con año. Ahora, los números que se persiguen día a día en las previsiones para fin de año dan a la acción explosiva cerca de 2.600 millones de dólares. Se espera que el déficit aumente a cifras dobles, debido al colapso del PIB por la emergencia de Coronavirus. Restando los datos de diciembre, sabemos que la mayor parte la tienen los bancos italianos con un 26,5%, seguido de poco más del 19% de las compañías de seguros y otras instituciones nacionales. La suma de las tenencias entre el Banco de Italia y el BCE completa el podio, con un 19,5%. En el último caso, hablamos de la BTp comprada en el mercado secundario dentro de la "flexibilización cuantitativa". Los hogares y las empresas italianas, por otro lado, se detienen en 5,8%. A principios de la década de XNUMX, tenían casi todo el BTp emitido por el Tesoro.

Ese 28,8% permanece en manos extranjeras, de lo cual debemos tener en cuenta la participación invertida por los propios italianos en compañías de ahorro administradas con sede en Irlanda y Luxemburgo, netas de las cuales detendríamos en 500 mil millones, un poco más del 20%. Aquí, esta es la participación real invertida en el extranjero en nuestra deuda. En 2010, antes de que estallara la crisis de propagación, superaba el 50%. Y aún más interesante, los inversores extranjeros continúan vendiendo y los datos de Bankitalia en mayo con referencia a la acción a fines de marzo nos indicarán algo más interesante sobre los cambios que ocurrieron en los primeros meses de este año con respecto a la nacionalidad de los acreedores.

Y si profundizamos en la composición de los inversores extranjeros interesados ​​en nuestra deuda, descubrimos que una parte relevante está representada por los llamados Los fondos de cobertura, es decir, fondos de cobertura, con un horizonte temporal generalmente corto para sus inversiones y que explotan los movimientos de precios.

Esto explica la alta volatilidad de BTp en comparación con los bonos soberanos en el resto de la zona euro. Tan pronto como los precios suban sustancialmente, estos fondos se deshacen de nuestros bonos del gobierno, haciendo que aumenten los retornos; viceversa, cuando los precios tocan puntos muy bajos. Su objetivo casi nunca es mantenerlos en la cartera hasta el vencimiento, un poco como lo que sucede con los bonos "basura" emitidos por estados emergentes, bancos y empresas con baja solvencia crediticia.

Si todo esto es cierto, se hace difícil imaginar que solo podríamos emitir deuda por más de 500 mil millones este año, de los cuales hasta más de 180 mil millones netos. Si huyen del extranjero, esta nueva deuda deberá ser asumida por bancos, compañías de seguros y ahorradores italianos. Aún así, los primeros parecen haber desempeñado su papel demasiado en los últimos años, tanto que la Supervisión del BCE no acepta sus exposiciones "excesivas" al presupuesto estatal y desde dentro hay voces críticas al respecto, con alemanes. , Holandés y finlandés, en particular, para exigir normas más restrictivas sobre las detenciones.

Las mismas familias no parecen querer escucharlo, si es cierto que hasta la fecha prefieren mantener más de 1.500 millones de euros depositados en cuentas que no devengan intereses en el banco, en lugar de prestarlos al estado que percibe un rendimiento mínimo, ya sea por el temido requisito de liquidez a corto plazo (una señal de pesimismo). sobre el futuro), desea la falta de confianza en el estado. Pero si nadie quiere comprar, aparte del BCE auto-vinculante, ¿a quién irá esta enorme cantidad de BTp? El riesgo de que para atraer demanda, el Tesoro tenga que exigir precios cada vez más bajos, es decir, ofrecer rendimientos crecientes, es más que concreto. Sería insostenible para las arcas estatales. No podemos darnos el lujo de cargar las finanzas públicas con un elemento de gasto adicional e improductivo.

Por esta razón, en los últimos dos años se han estudiado varias fórmulas, desde cuentas de ahorro individuales hasta BTp "irredimible" y los relacionados con el desempeño de la economía italiana. Antes de eso, el entonces Ministro de Economía, Giulio Tremonti, había lanzado BTp Italia, que debutó bajo el gobierno de Monti, un bono minorista destinado a atraer nueva demanda de las familias. No fue suficiente, por eso estamos realmente basados ​​en frutas también en términos de imaginación. Puede eximir los nuevos instrumentos financieros hipotetizados a efectos fiscales, puede cambiar algunas de sus características para que sean lo más atractivos posible, también puede inventar un nombre tentador, pero si el capital no viene, ¿qué hace?

BTp inversión obligatoria

Será una coincidencia, pero en estas semanas en que el alcance de la crisis fiscal actual emerge con mayor claridad, estamos hablando de préstamos forzados, un patrimonial lo que no implicaría ninguna expropiación explícita, como la imposición de una inversión obligatoria en BTp y, por supuesto, generar intereses. El plan no se presenta en esta capacidad, más bien se aclara la naturaleza "voluntaria" del préstamo en respuesta a una apelación explícita del estado, pero no está claro por qué el ahorrador italiano nunca debería responder, cuando hasta ahora ha preferido mantenerse alejado de la deuda, incluso ante rendimientos relativamente altos. ¿Podrá el espíritu patrio hacer mucho, un poco cuando las familias italianas entreguen en masa el oro al Duce para financiar la guerra?

Por muchas razones, los activos que hemos discutido en los últimos días han resultado poco prácticos y no deseados a nivel político. Sería mejor enmascararlo con una inversión en BTp inicialmente solo solicitada y en el caso de respuestas suficientes, impuestas por la fuerza. Se les diría a los italianos que recurrirían a las capitales "inactivas" de los más ricos para ponerlos al servicio de la comunidad, pero seguiría siendo una expropiación, aunque limitada en tiempo y fructífera.

La única alternativa sería recurrir al Fondo de Ahorro del Estado, sometido a un humilde comisionado europeo, con consecuencias políticas impredecibles. El dinero para financiar el enorme "agujero" presupuestario tendrá que venir de la propia Italia, además, en una fase de fuerte contracción del PIB, en la que es poco probable que el nivel general de ahorro aumente y cubra voluntariamente las necesidades del estado.

Copasir, Presidente Hon. Volpi, contra el asalto extranjero: "Los intereses bancarios y de seguros permanecen en Italia"