La política colonial francesa "debajo de la mesa" en África. 14 antiguas colonias que todavía pagan la "gabelle"

(por Massimiliano D'elia) Una pregunta que nos hemos hecho tantas veces. ¿Por qué África, notoriamente rica en recursos naturales, no puede hacer crecer su economía?  Un continente que ha visto la mayor cantidad de golpes en el mundo. Pero, ¿quién arma y entrena a las milicias para alentar tales golpes? El continente africano, rico en recursos naturales y con la población más joven del mundo, ¿por qué no puede simplemente emerger?

El continente africano parece estar cerrado sobre sí mismo, parece estar bloqueado por algo más grande que asusta, que trae la muerte. Sin una salida, la única forma para la población, ahora agotada, es huir, incluso arriesgando sus vidas en cruces difíciles por mar.

Demasiadas contradicciones que aparentemente no tienen una respuesta. Quizás, sin embargo, una de las respuestas, la más incómoda, podría ser el continuo Política colonial "debajo de la mesa" de los primos franceses..

En este sentido, es muy interesante lo que informó el BBC el año pasado sobre el asunto de un activista de Benin, Kemi Seba, arrestado bajo sospecha de quemar un billete de banco por valor de 5000 CFA. Posteriormente fue absuelto por un tribunal de la capital senegalesa. El arresto se produjo a raíz de una denuncia del Banco Central de los Estados de África Occidental (BCEAO), ya que se consideró que el billete quemado era de su propiedad.

El CFA es una moneda de la era colonial que todavía se utiliza en varias antiguas colonias francesas en África.

Kemi Seba

Seba es uno de los muchos activistas que exigen el abandono del CFA, porque se considera una reliquia del colonialismo francés.

Durante una manifestación, a continuación, Kemi Seba, cuyo nombre real es Robert Capochichi Stellio Gilles, en una protesta pública simbólica contra la CFA, se ha quemado un proyecto de ley 5.000 CFA.

El CFA se utiliza en los países africanos de habla francesa 12, así como también en Guinea Bissau y Guinea Ecuatorial.

El BCEAO, que imprime billetes de banco para África Occidental, ha desafiado la destrucción pública de lo que consideraba su propiedad.

Seba fue absuelto debido a un problema técnico. El código penal de Senegal castiga la destrucción de los billetes de banco en lugar de la de un solo billete de banco.

Seba es parte de uno de los muchos movimientos en crecimiento continuo contra el uso de CFA.

¿Qué es el CFA?

El franco CFA fue creado por Francia al final de los años 40 como moneda de curso legal en sus colonias africanas de entonces, y es uno de los signos más importantes de la continua influencia de Francia en sus antiguas colonias.

El franco CFA está vinculado al euro con el apoyo financiero de la tesorería francesa.

Mientras que algunos lo consideran una garantía de estabilidad financiera, otros lo atacan como una reliquia colonial.

¿Cuáles son los argumentos a favor y en contra de la moneda?

Los defensores argumentan que protege a los países 14 que lo utilizan de la inflación y la incertidumbre, señalando a la vecina Guinea como un ejemplo de lo que podría suceder si se abandonara el CFA.

Guinea es una antigua colonia francesa en África que tiene su propia moneda. Pero regularmente aborda los déficits monetarios recurriendo al banco central para garantizar su estabilidad.

Sin embargo, los críticos, como los que encabezan el movimiento anti-CFA, afirman que el verdadero desarrollo económico para los países africanos de 14 solo puede lograrse si se deshacen de la moneda.

Argumentan que a cambio de las garantías proporcionadas por el tesoro francés, los países africanos canalizan más dinero a Francia de lo que reciben en ayuda.

También argumentan que no tienen nada que decir al decidir sobre las políticas monetarias aceptadas por los países europeos de la zona euro.

¿Por qué la gente no está contenta con el CFA?

Seba habría sido consciente de un programa perverso del franco CFA cuando se presentó en la manifestación e incineró el billete.

Sin embargo, para la mayoría de los jóvenes que participaron en la protesta, su acto fue un signo legítimo de desafío contra una moneda que consideran un símbolo de la dominación económica y financiera de Francia y de los países extranjeros que la comparten.

Un joven manifestante dijo a los medios locales que el acto de quemar la nota fue como cuando Nelson Mandela, el líder en contra del apartheid, quemó su libreta de ahorros en protesta contra las leyes del apartheid.

Pero la ira no solo está dirigida a Francia, sino también a los líderes africanos que los activistas acusan de ser cómplices de Francia.

La mayoría de los movimientos juveniles a favor de la democracia en África occidental, como Y'en a Mare en Senegal y Balai Citiyen en Burkina Faso, han planteado el tema del CFA como un elemento clave en sus campañas.

Estos movimientos creen que el final del CFA pondrá fin a la fuerte influencia de Francia en las economías de sus países.

¿A qué responde Francia?

Los funcionarios en Francia no han comentado sobre el movimiento anti-CFA, probablemente porque cada respuesta solo serviría para estimular aún más a los activistas.

Francia está en una posición delicada. Lo que venga de París en defensa del CFA podría considerarse una prueba del interés de Francia en mantener la moneda de la era colonial.

En cualquier caso, ningún presidente francés antes de Emmanuel Macron había expresado su voluntad de dejar ir el CFA.

Sin embargo, Macron durante la campaña electoral presidencial había dicho que la decisión de alejarse de la moneda solo la pueden tomar los países africanos, sin especificar el camino.

Ningún líder africano de los países 14 afectados por el problema ha respondido públicamente al comentario de su colega Macron.

Mientras profundizaba la pregunta, encontré un editorial muy interesante publicado por ItaliaOggi que se ocupa de la cuestión de la moneda CFA, después de escuchar a Mohamed Konare, un activista panafricano.

Konare promovió una manifestación política bastante inusual a mediados de septiembre en Roma. Solo los jóvenes africanos, que hace mucho tiempo que emigraron a Italia y otros países europeos, salieron a las calles y desafiaron la política africana de Emmanuel Macron en Francia frente a la embajada francesa en Piazza Farnese. El objetivo, como él mismo afirma en una larga entrevista en la web (Byoblu), es explicar a los europeos los métodos de tipo colonial con los que Francia sigue dominando y saqueando en África hasta 14 estados, una vez sus colonias, que se han convertido en independiente en la década de 60, pero solo sobre el papel.

El juego francés en estos países, argumenta Konare, es sobre todo económico y monetario, y está diseñado de tal manera que garantice a París un control férreo de su moneda, así como un monopolio exclusivo sobre los ricos materiales que abundan (oro, uranio, petróleo). , gas, cacao, café), con un doble resultado: enriquecimiento de Francia y de sus élites empresariales, por un lado, con una inconmensurable transferencia de riqueza (alrededor de 500 mil millones de dólares al año, según algunas estimaciones); por otro lado, para empobrecer hasta la miseria a los pueblos indígenas, que se ven obligados a huir por hambre hacia Italia y Europa.

El eje alrededor del cual gira todo el sistema de control francés sobre los países africanos 14 es el franco colonial, conocido como franco CFA, una moneda que Francia impuso a sus colonias en el 1945, inmediatamente después del acuerdo de Bretton Woods, que regulaba el sistema. monetaria después de la segunda guerra mundial. Originalmente, el acrónimo CFA significaba "colonias francesas de África", pero en la década de 1960, tras el reconocimiento de la independencia de las colonias francesas decidida por Charles De Gaulle, su significado ha cambiado: "comunidad financiera africana".

Un reconocimiento puramente formal del fin del régimen colonial, ya que el Franco CFA conservó todos los lazos que tenía desde el principio en las economías locales. Estamos hablando de estados 14 del área subsahariana y África central, con una población de alrededor de 160 millones de unidades, para la cual la moneda oficial es el franco CFA, acuñado e impreso en Francia, un país que ha establecido todas las características y tiene el monopolio. Aquí está su lista: Camerún, Chad, Gabón, Guinea Ecuatorial, República Centroafricana, República del Congo, Benin, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea Bissau, Mali, Níger, Senegal y Togo.

La primera restricción del franco CFA es la obligación de los países 14 que lo utilizan para depositar 50% de sus reservas monetarias en el Tesoro francés. En la práctica, cuando uno de los países 14 del franco CFA exporta a un país que no sea Francia y recauda dólares o euros, está obligado a transferir el 50% de esta colección al Banco de Francia. Originalmente, la participación a transferir a Francia era igual a 100% de la colección, luego cayó a 65% (reforma de 1973, después del final de las colonias), finalmente a 50% de 2005. Así, por ejemplo, si Camerún, luego de haber sido expresamente autorizado por Francia, exporta ropa empaquetada a Estados Unidos por un valor de miles de dólares 50, debe transferir miles de 25 al Banco Central Francés. Un sistema que no pierde un centavo, ya que los acuerdos monetarios sobre el franco CFA establecen que hay representantes del Estado francés, con derecho de veto, tanto en las juntas directivas como en las instituciones financieras de las antiguas colonias 14. .

Gracias a esta transferencia de riqueza monetaria, Francia administra tanto como el 50% de las monedas extranjeras de las ex colonias de 14, invirtiéndolos fuertemente en bonos del gobierno emitidos por su Tesoro, gracias a los cuales ha podido financiar un generoso gasto público durante décadas, a menudo Desconocido de las limitaciones de Maastricht. Y Konare, en la entrevista web, recuerda que cuando Angela Merkel solicitó a los distintos gobiernos franceses que depositaran el 50% de las reservas de las ex colonias de 14 en el BCE, en lugar de hacerlo en el Banco Central de Francia, la respuesta siempre ha sido seca. no.

Entre las numerosas limitaciones impuestas por los acuerdos del Franco CFA, también existe el "primer derecho" para que Francia compre cualquier recurso natural descubierto en sus antiguas colonias. De ahí el control de París sobre materias primas de enorme valor estratégico: uranio, oro, petróleo, gas, café, cacao. Solo después de un "interés no francés" explícito es el permiso para buscar otro comprador. Pero cuidado: el mayor activo económico de todas las antiguas colonias 14 están en manos de los franceses que se establecieron desde hace algún tiempo en África, convirtiéndose en multimillonarios en palas (por encima de todo, Vincent Bolloré y Martin Bouygues). Tanto es así que a Konare le parece justo decir que "los africanos viven en países que son propiedad de los franceses". Mientras que para los africanos, la Francia de Macron solo deja las migas. Y a menudo ni siquiera eso: solo miseria ».

A partir de esta pobreza generalizada, dice el activista panafricano, se originan las olas migratorias hacia Europa. "Un viaje que soy el primero en desalentar", dice Konare. "Italia no tiene suficiente trabajo para sus jóvenes; es impensable que lo encuentren para aquellos en África. Los jóvenes africanos deben participar más en sus propios países para exigir el fin del colonialismo francés y el robo, y para construir los Estados Unidos de África, una federación de estados independientes y soberanos. Una utopía que puede hacerse realidad ".

Muy interesante para leer
http://www.africanews.it/14-paesi-africani-costretti-a-pagare-tassa-coloniale-francese/

 

 

 

 

La política colonial francesa "debajo de la mesa" en África. 14 antiguas colonias que todavía pagan la "gabelle"