Vistas

(por Andrea Pinto) La comunidad de inteligencia estadounidense ha redactado recientemente el Informe de evaluación de riesgos global donde advierte al gobierno sobre la iniciativa china en el desarrollo de nuevos programas espaciales militares, capaces de apuntar a satélites estadounidenses y aliados.  

El informe, elaborado por la Oficina del Director Nacional de Inteligencia, destaca que la Defensa China está pensando seriamente, a nivel estratégico, en socavar la hegemonía estadounidense en el entorno espacial para perseguir ventajas militares, económicas y de prestigio internacional. Por lo tanto, las operaciones espaciales serán una parte integral de las próximas campañas militares del ejército de Beijing.

El informe también menciona algunos puntos que destacan las capacidades espaciales no despreciables de Rusia, incluso si en general define a China como la “principal amenaza” para la competitividad tecnológica de Estados Unidos.

El miércoles pasado, durante la audiencia del Congreso del Comité de Inteligencia, se solicitaron aclaraciones sobre la reciente iniciativa china de enviar 138 satélites comerciales de observación de la Tierra al espacio. El director de la ODNI April Haines En esa ocasión afirmó que esos 138 satélites son parte, de hecho, del desafío de China al dominio estadounidense en el espacio. Pero luego se negó a discutir públicamente las capacidades de los Estados Unidos: "Creo que no hay duda, en general, de que China se ha concentrado en los últimos años para lograr el liderazgo en el espacio, para socavar nuestro dominio".

Haines también dijo a los legisladores presentes que la administración de Biden está trabajando arduamente para lograr que la política apoye a la nueva Fuerza espacial a las barras y estrellas, para intentar mantener el liderazgo estadounidense en el espacio y los beneficios que de él se derivan: economía, dominio de las comunicaciones y supremacía de la inteligencia de seguridad nacional.

Sin embargo, en este contexto, altos funcionarios de la Fuerza Espacial se han quejado de que el gobierno sobreclasifica la inteligencia de amenazas del espacio. La opinión pública estadounidense y mundial, precisan los representantes de la Fuerza Espacial, debe estar debidamente informada. 

La comunidad de inteligencia también reveló en el informe que China tendrá una estación espacial operativa en órbita terrestre baja entre 2022 y 2024 y continuará realizando misiones exploratorias a la Luna destinadas a establecer una estación de investigación robótica y, posteriormente, una base "tripulada alternativa".

El informe también destaca el creciente desarrollo y la proliferación de armas para su uso en el espacio. Según se informa, en 2019, el Fuerza de apoyo estratégico chino  comenzó a entrenar con misiles antisatélite de ascensión directa, o ASAT, capaces de apuntar a satélites en órbita terrestre baja.

El informe dijo que Beijing ya ha desplegado misiles antisatélites terrestres destinados a destruir satélites en órbita terrestre baja, así como láseres antisatélite terrestres, "probablemente destinados a cegar o dañar sensores ópticos sensibles basados ​​en el espacio".

Según el informe, en resumen, Rusia y China están procediendo sin demora a entrenar sus unidades espaciales militares, y ambos están desplegando nuevas armas antisatélite destructivas y no destructivas. Las armas de Rusia incluyen capacidades de interrupción del ciberespacio, armas de energía directa con capacidades en órbita y capacidades ASAT terrestres.

El informe predice que Rusia, con su vasta red de satélites de reconocimiento, comunicaciones y navegación, "siempre seguirá siendo un competidor espacial de primer nivel".

El problema de los desechos espaciales

Il Sole24Ore abordó el tema de la proliferación descontrolada de satélites en el espacio y la remota pero posible colisión entre ellos. Por tanto, es necesario pensar seriamente en los desechos espaciales resultantes de averías y colisiones repentinas entre unos tres mil satélites esparcidos por encima de la Tierra en la órbita baja de 400 y 1000 kilómetros. Todos tardaron un poco en producir escombros: explosiones deliberadas en órbita, generalmente con fines militares, o solo las fugas de combustible proporcionan el 63% de las piezas de satélite en órbita y los ejemplos también son muy recientes. 

Para la basura espacial hay muchas start-ups que están empezando a aparecer en el mercado, como la japonesa Astroescala o suiza Espacio libre. Mientras que el italiano órbita D propone una solución para evitar el agravamiento de la situación que, con el aumento constante de satélites, corre el riesgo de colapsar el sistema e imposibilitar la colocación de nuevos, el llamado Efecto Kessier. Se estima que son al menos 160 millones de desechos espaciales con dimensiones desde un centímetro hasta varios metros, para un total aproximado de 9 mil toneladas. Los escombros más grandes se controlan continuamente desde el suelo. 

Por lo tanto, se vigilan los escombros grandes, pero los pequeños, y son la mayor parte, están fuera de control.

Pero también hay quienes sospechan evidencia de guerra espacial, dado que dos satélites aparentemente en funcionamiento, uno chino y otro estadounidense, explotaron en el último mes. 

La Defensa italiana con la ISOC, a la vanguardia de la observación de la colisión entre objetos en el espacio

laCentro de operaciones italiano SST (ISOC), operado conjuntamente por el Comando de Operaciones Aeroespaciales Poggio Renatico (FE) - Centro SSA (COA-CSSA) y por el Departamento de Vuelo Experimental - Grupo de Ingeniería Aeroespacial (RSV-GIAS) de Pratica di Mare (RM), en coordinación con el Comando de Operaciones Espaciales (COS) del Estado Mayor de Defensa, monitorea eventos potenciales con una alta probabilidad de colisión entre dos objetos espaciales de clase "large"En órbita baja, no maniobrable.

En este contexto, la ISOC representa el Centro Operacional de referencia nacional y es capaz de coordinar el uso de los distintos sensores nacionales (radar, óptico y láser) para medir las órbitas de los objetos espaciales de interés.

Las guerras espaciales ya han comenzado, China y Rusia persiguen a Estados Unidos por la hegemonía interestelar