La universidad más allá de la emergencia.

Vistas

La Conferencia Digital sobre "La Universidad más allá de la emergencia" cerró el ciclo de la Mesa Redonda promovido por el centro de investigación DiTES (Tecnologías Digitales, Educación y Sociedad) de la Universidad Link Campus el 15 de julio de 2020 en colaboración con la Asociación Digital Italiana Revolución (AIDR).

Hoy más que nunca, aún después de la pandemia global, el rol estratégico de la educación es evidente, no solo con el propósito de producir nuevos conocimientos estratégicos, para intervenir con competencia en la solución de problemas complejos que necesitan ser manejados con un enfoque sistémico. y multidisciplinar pero también, y sobre todo, porque demuestra ser la mejor inversión para promover la educación en el autocuidado, el medio ambiente y el bien común.

A la luz de estas premisas, durante la Mesa Redonda, con la moderación de Silvia Cristofori (Centro de Investigación DITES), se hicieron preguntas sobre la universidad post Covid-19, en un intento por comprender:

  • ¿Qué se puede aprender de la experiencia de la emergencia?
  • ¿Cómo 'transportar' la innovación, siempre esperada y nunca plenamente realizada?
  • Cómo construir relaciones virtuosas entre el centro y los territorios dentro del marco

¿La mejora tanto de los sistemas de autonomía como de un marco cultural común y compartido?

El debate está abierto por Maria Francesca Renzi (Departamento de

Administración de Empresas, Universidad Roma Tre) que presenta

Un primer análisis de los datos de una investigación aún en curso sobre el aprendizaje a distancia en la época de Covid.

Es posible participar en la investigación hasta el 31.07.2020 completando el cuestionario en el siguiente enlace:

https://it.surveymonkey.com/r/8KC8GKK.

La investigación, el resultado de un trabajo realizado por un grupo compuesto por actores co-interesados ​​en el tema del futuro de la educación, tiene como objetivo comprender cómo, a largo plazo, los modelos de capacitación pueden cambiarse en virtud de la emergencia didáctica causada por la pandemia. global. La presentación se centra en los datos de progreso laboral relacionados exclusivamente con el entorno universitario, dejando los datos escolares fuera de este examen. Renzi parte de la consideración de que todo el sistema universitario de repente tuvo que integrar soluciones de enseñanza innovadoras que dejaron una marca indeleble, abriendo nuevos escenarios y nuevas oportunidades que, a partir de la emergencia, revelan su potencial completo. Sin tener en cuenta que la posibilidad de compartir un fenómeno a nivel mundial ha sentado las bases para la creación de una comunidad que se enfrenta transversalmente al desafío de la enseñanza en línea en busca de soluciones compartidas. Esta perspectiva amplía el campo de competencia entre universidades más allá del marco de las fronteras nacionales. Esta es también la razón por la cual es urgente como sistema universitario aprovechar esta experiencia y mejorar nuestra oferta educativa en general, porque en la competencia global será necesario ser competitivos con respecto a las nuevas necesidades, para poder atraer no solo a los estudiantes locales o nacionales, sino también a la amplia audiencia internacional. hecho a continuación por la enseñanza en línea. Con este trabajo intentamos entender "las percepciones de los estudiantes en el aprendizaje a distancia". Y aunque es cierto que la universidad en general ha tenido un rápido tiempo de reacción, los puntos críticos más destacados por los estudiantes

se refieren a: la dificultad de interactuar con los profesores; la reducción de la relación empática; problemas de conexión; la mala coordinación entre docentes, que muchas veces debían suplir la emergencia con iniciativas individuales que se convirtieron en una carga de trabajo adicional para estudiantes y docentes. Es interesante, sin embargo, que a pesar de estos aspectos críticos, los estudiantes dan una evaluación general positiva de la experiencia basada en el hecho de que pueden gestionar mejor sus compromisos y el tiempo dedicado al proceso de formación; puede acceder a materiales en línea; pueden conservar las grabaciones y volver a las conferencias y los materiales de estudio en diferentes momentos. Los datos recopilados hasta ahora muestran que alrededor del 30% de los encuestados declaran que no habrían asistido a cursos universitarios si hubieran asistido.

Paradójicamente, la emergencia permitió incluir a estudiantes que normalmente no habrían asistido a las lecciones, estudiantes que trabajan y que están fuera del sitio, que generalmente permanecen aislados en su experiencia educativa. Sin embargo, se ha hecho poco o nada para abordar las necesidades de los niños con discapacidades de aprendizaje y otras debilidades. La Universidad no puede ignorar el potencial que ofrecen las tecnologías que abren la posibilidad de incluir personas, pero, al mismo tiempo, debe reflexionar sobre el hecho de que estas tecnologías, sin el filtro de diversidad y las articulaciones que esto requiere, corren el riesgo de transformarse en herramientas de exclusión. para muchas otras categorías Otro aspecto práctico reportado por los estudiantes va bajo el título de falta de coordinación, y es el tema de la cantidad de plataformas disponibles. Para los fines del próximo nuevo año académico, es importante subrayar que los estudiantes declaran que desean volver a su presencia, sin perder las ventajas que ofrecen las innovaciones y el progreso logrado en la integración de las tecnologías digitales en los procesos educativos y de comunicación.

Alessandro Figus (IMI, Chisinau Moldova; Universidad Estatal Regional de Zhubanov, Aktobe, Kazajstán) amplía la reflexión a nivel internacional, destacando cómo la pandemia de emergencia ha puesto en crisis todos los sistemas educativos del mundo. Centrando la atención en el caso italiano, entre otras cosas, recuerda la fragilidad del sistema de infraestructura que representó uno de los primeros puntos críticos para todo el sistema educativo. “Desde el punto de vista de las estructuras, Italia no es un país homogéneo, no es solo una cuestión de banda ancha. Algunos territorios ni siquiera tienen conexión a Internet. Las desigualdades económicas han revelado la propagación de muchos niños sin PC y otros dispositivos para conectarse; mientras que los maestros no estaban preparados para enfrentar y brindar capacitación en línea ". En pocas palabras, la imagen esbozada por Figus muestra que la emergencia digital en este país va más allá del sistema educativo, representando un problema crucial de la agenda digital europea que coloca a Italia en el puesto 27 en el panorama europeo. La transformación en la enseñanza iniciada por la emergencia Covid-19 afecta a todo el sistema educativo y universitario en todos los ámbitos, lo que plantea nuevos desafíos tanto para las llamadas universidades telemáticas como para las convencionales. Motivo por el que debemos invertir en un personal docente joven, preparado y listo para ser digitalizado.

Luca Lantero (CIMEA - Centro de Información sobre Movilidad y Equivalencias Académicas), a partir de su privilegiado observatorio, presenta un panorama de la situación a nivel nacional, subrayando que los primeros resultados de investigación ilustrados también coinciden con los datos que poseen, según los cuales El 90% de los estudiantes fueron alcanzados por educación a distancia en una semana. La universidad se consolida como una comunidad de formación que debe poder llegar a diferentes "perfiles de estudiantes" mediante métodos flexibles, porque al ser adultos pueden estar lejos, al otro lado de las fronteras, profesionales en "transición" o que necesitan ampliar los suyos. habilidades. Precisamente por ello, subraya Lantero, se han marcado los siguientes objetivos de intervención: fortalecimiento de las infraestructuras digitales; desmaterialización de trámites administrativos; formación de personal técnico administrativo, etc.

Además, añade, se están estudiando nuevas técnicas de teleeducación para la internacionalización de la oferta docente. "Los límites de la digitalización viajan de un extremo al otro del mundo". Sin embargo, si desea ingresar a la comunicación digital, "no debe cometer el error de imitar un modo en presencia que ninguna virtualidad podrá replicar". Otro punto de interés se refiere a la desmaterialización oportuna de las solicitudes de visa para asistir a la universidad al otro lado de la frontera. Al respecto, Lantero explica que Italia, con el CIMEA, es el primer país en utilizar la tecnología blockchain aplicada al reconocimiento de títulos. Con el servicio «diplome», se ha desarrollado un “Wallet” para cada tenedor de valores que permite al sujeto subir sus calificaciones utilizando esta tecnología. Es un ecosistema global, que puede ser utilizado por organismos e instituciones que emiten y certifican títulos y esto permite la creación de un sistema de gestión de títulos descentralizado, transparente, certificado e inmutable, garantizando la portabilidad, autenticidad y simplificación de los trámites. reconocimiento. Está claro que la emergencia pandémica y el cambio hacia la digitalización en las universidades cambiarán el rostro de la internacionalización; la movilidad adoptará nuevas formas superando las limitaciones del desplazamiento físico y las fronteras.

Ruggeri (Universidad de Tuscia) mueve el análisis del problema recordando que no todo estaba bien antes del Covid-19 y que este último solo ha sacado a relucir cuestiones que ya estaban en un segundo plano. En primer lugar, recuerda que este país durante demasiado tiempo ha asignado un peso limitado a la investigación y las universidades en todos sus componentes, como lo demuestran las escasas inversiones en el largo plazo. A su juicio, "en la base del atraso de nuestro sistema industrial, que adolece de la comparación con otros países, a pesar de contar con emprendedores y empresas capaces, existe una falta de innovación tecnológica y visión de largo plazo que solo puede garantizarse con una relación sólida y duradera con el sistema de formación e investigación ". En segundo lugar, señala que la pandemia mundial puede ofrecer una oportunidad real, pero se debe poder aprender de los errores y valorar las experiencias positivas. Por ejemplo, es necesario crear un sistema de coordinación entre las diversas iniciativas, evitando duplicidades, así como una mayor coordinación en la investigación, pensando en unos proyectos excelentes, más que en mil corrientes de proyectos, distinguiendo un primer nivel que aborde objetivos de gran escala. nacionales e internacionales con inversiones públicas, coordinadas y transversales entre sí, y un segundo nivel que atiende a los centros de investigación más pequeños que pueden especializarse en redes para ser capilares y activos en el tejido productivo local. Ruggieri recuerda en sus conclusiones un plan de acción urgente e inderogable, con el propósito de un nuevo comienzo que se base en los siguientes objetivos:

  • la flexibilidad de los cursos de capacitación para involucrar

principalmente empresas, a través de un mayor número de créditos para actividades extracurriculares;

  • la disponibilidad de bases de datos accesibles e integradas para apoyar los procesos de toma de decisiones y actividades de planificación mejor informadas;
  • fortalecimiento de la relación empresa / territorio / universidad;
  • formación de emprendedores,
  • simplificación de procesos gracias a la digitalización;
  • mayores inversiones en educación superior y startups.

Para hacer esto, en su opinión, es necesario crear pocas infraestructuras calificadas que puedan apoyar y guiar la investigación promoviendo y promoviendo intervenciones de planificación conjunta entre la empresa y la universidad.

En cuanto a las repercusiones en la enseñanza, está claro que la educación a distancia, en todas sus formas, debe convertirse en una parte integral de la enseñanza, por lo tanto, es necesario pensar en la formación del personal docente. En conclusión, Ruggieri recuerda, por un lado, una planificación a largo plazo capaz de tener en cuenta los procesos de gobernanza compartidos con los territorios, coordinando acciones a lo largo del tiempo; Por otro lado, se necesita una acción de coordinación efectiva para evitar la fragmentación y la dispersión de las acciones. “Si realmente quieres cambiar, no debes perder de vista el reflejo que producen las transformaciones. Los sistemas complejos son, por definición, autogeneradores. Para gobernarlos, no es suficiente ser resiliente, pero es necesario hacer de la resiliencia un ejercicio sistémico, capaz de comprender los cambios, a menudo contentarse con corregir su curso en lugar de la naturaleza ".

Se pueden recopilar algunas consideraciones sumarias más adelante de la rica comparación que la Mesa Redonda hizo posible por medio de testimonios complementarios que destacaron diferentes aspectos de la universidad, entendida como un actor del desarrollo local.

El hilo común que subyace a todas las intervenciones se refiere a la necesidad de una revisión regulatoria que conduzca a un documento único y una racionalización de los procedimientos. Todos están de acuerdo en que, con el paso de los años, se ha producido una estratificación regulatoria que a veces dificulta la comprensión del principio legal de referencia. Pero una simplificación seria también debería considerar la especificidad de la universidad al tratar de construir una armonización entre el impulso a la autonomía de la investigación y la enseñanza y el marco regulatorio general que coloca a la universidad dentro de las limitaciones y procedimientos típicos del público. administración, que con demasiada frecuencia actúan como trampas para la innovación y la experimentación.

Sin embargo, en las conclusiones, con el fin de delinear el papel de la Universidad más allá de la crisis, se intentó desviar la atención, utilizando la metáfora de la práctica orientadora, del locus de control externo al interno, para comprender los márgenes de acción en los que se encuentra. Es posible intervenir, incluso considerando un medio que lo contiene y lo determina. De hecho, la universidad no puede renunciar a su papel de orientación cultural e innovación social, incluso antes de ser tecnológica. No puede renunciar a trazar un camino, construir visiones a largo plazo y anticipar el futuro.

Por ello, es importante hacer un esfuerzo de autoanálisis dirigido a comprender, más allá de las múltiples limitaciones del sistema, cuáles son los límites, los errores, los entrecerrar los ojos con los que la universidad como organización ha tropezado a lo largo de los años. Para empezar de nuevo, es necesario tomar plena conciencia de los vínculos sobre los que la universidad puede intervenir para ofrecer nuevas perspectivas de actuación.

Ante todo la dicotomía entre las universidades telemáticas y las universidades convencionales. Una dicotomía que depende mucho de cómo las universidades han entendido lo digital, delegándolo principalmente a las universidades privadas que lo han visto y creado un mercado. Mientras que lo digital, como todas las intervenciones han mencionado, debe integrarse en las prácticas profesionales, educativas y organizativas porque es solo una herramienta entre otras, ni buena ni mala, sino indispensable.

Una segunda dicotomía contra la que defenderse es la que existe entre el nocionismo y el aprendizaje. El notionismo apunta a través de lo digital a transformar el conocimiento en mini píldoras de contenido para que pueda ganar rápidamente UFC, vaciando la relación educativa de significado y transformando al maestro en un comentarista de diapositivas; Mientras que el aprendizaje invita a la universidad y a la comunidad académica a saber cómo diseñar entornos y caminos de aprendizaje en línea, comunitarios y experienciales (presenciales y digitales) dentro de los cuales el sujeto puede aumentar todos sus conocimientos y habilidades, en el marco de esos esperado por el Foro Económico Mundial para el siglo XXI.

Otro tema relevante tocado por la Mesa Redonda se refería a la reducción de los estándares de calidad de los estudiantes entrantes y la brecha de habilidades que se registra con respecto al mercado laboral.

Una vez más, para ser positivo y proactivo, es necesario cuestionarse sobre los espacios de autonomía sobre los que puede intervenir la universidad. Y considerando que es la universidad la que forma las clases dirigentes políticas, educativas y económicas del país, quizás ha llegado el momento de cuestionar los principios que orientan el diseño de la oferta educativa y docente para que responda mejor a las expectativas de un mundo que ha cambiado. .

Sin perjuicio de todos los límites ligados a un sistema general que invoca la autonomía universitaria y escolar, y mientras la invoca, la potencia en vínculos cada vez más estrechos sobre los que es necesario intervenir como sistema país, en las conclusiones queremos recordar algunos de los elementos que no son delegable o derogable, y sobre el que la universidad puede cuestionarse y actuar como comunidad académica. Estos elementos se refieren a una especie de falta de visión y estrategia cuando las universidades individuales tienen la oportunidad de determinar sus propios planes estratégicos a corto y mediano plazo; para definir sus objetivos de calidad y los sistemas de recompensa internos relacionados. Al mismo tiempo, las universidades eligen la lógica y los estilos de liderazgo en los que invertir cuando describen sus articulaciones en los procesos de Aseguramiento de la Calidad y las responsabilidades internas a lo largo de la cadena del proceso de toma de decisiones. Por último, hay que recordar que no existe ningún impedimento para definir sistemas de enseñanza-aprendizaje que apoyen la calidad de la enseñanza tanto en el aula como a través de sistemas digitales, y que este es un punto a la atención de todas las políticas europeas de los últimos diez años.

Todas estas cosas están en el hilo de la autonomía universitaria, forman parte de las tareas y responsabilidades ordinarias de los cuerpos académicos que, por muchas razones, entre ellas la de la falta de recursos, quizás han sido un poco descuidadas.

Aprovechar esta crisis y transformarla en una oportunidad significa detenerse en los "incidentes críticos" en los que ha encallado la innovación universitaria pero, sobre todo, cuáles son los márgenes de acción sobre los que como comunidad académica podemos trabajar para que la Universidad pueda realmente ser un sujeto activo en el debate público y puede ser un sujeto proactivo de dirección en el cambio social.

La Universidad como sujeto de construcción y difusión del conocimiento tiene el deber de reivindicar un papel activo en el proyecto de reestructuración social que debe conducir a un nuevo modelo educativo a la medida de la persona, alumno, docente y desarrollo social. Para ello, el mayor desafío que debe afrontar la universidad es reconocerse como una organización compleja.

Una organización capaz de: identificar y mejorar sus articulaciones internas a través de sistemas de diálogo efectivos tanto interna como externamente; construir relaciones sistemáticas con el territorio; mejorar una cultura de datos en apoyo de los procesos de toma de decisiones, pero también la de autoevaluación en una perspectiva de mejora continua; promover la comunicación científica que pueda crear una cultura generalizada en relación con el conocido concepto de Tercera Misión; y, finalmente, activar una suerte de contranarrativa que pretende explicar el papel de la universidad en el sistema social, con el fin de sacar a la luz el valor y el aporte que ofrece al territorio, contrarrestando las fáciles especulaciones comunicativas que desdibujan su relevancia. Todas estas acciones que concurren a superar ese modus operandis generalizado que ve a los sistemas educativos, y en particular a la universidad, moverse dentro de lógicas autorreferenciales, para promover en cambio una lógica de cadena de suministro y networking, favoreciendo la activación y participación. de la comunidad.

por Stefania Capogna Profesora Asociada y Directora del Centro de Investigación Tecnologías Digitales, Educación y Sociedad, Link Campus University y Jefa del Observatorio de Educación Digital AIDR

La universidad más allá de la emergencia.