MiPAAF: medidas aprobadas para energía cara y apoyo a empresas agroalimentarias

Vistas

En el Consejo de Ministros se da luz verde a la renegociación de las deudas de las empresas agroalimentarias y al crédito fiscal transferible por carburantes caros

El Consejo de Ministros aprobó importantes medidas contra la energía cara y medidas de apoyo a los sectores más afectados por la crisis ucraniana. Tres, en particular, las medidas de interés agrícola aprobadas a propuesta del Ministro de Políticas Agrarias, Alimentarias y Forestales, Stefano Patuanelli.

La disposición primera prevé la renegociación y reestructuración de los préstamos agrícolas. En particular, para las empresas agrícolas, pesqueras y acuícolas, el Gobierno ha establecido la posibilidad de renegociar y reestructurar los préstamos existentes y extender el período de reembolso residual relativo hasta 25 años. Además, en cumplimiento del régimen de minimis, ISMEA está autorizado a prestar una garantía gratuita a favor de los agricultores y pescadores. Para ello, el Gobierno ha reforzado el fondo público de garantías que ha sido revisado recientemente en su funcionamiento, previendo la posibilidad de ampliar las garantías hasta 5 millones de euros para el beneficiario individual. Esto permite contrarrestar la crisis de liquidez de las empresas agroalimentarias vinculada al aumento excepcional de los costes de la energía y las materias primas.

La cuestión de la rentabilidad está en el centro de todo el decreto gubernamental que esboza medidas a favor de todas las empresas italianas, actuando sobre impuestos especiales sobre combustibles, créditos fiscales, control de precios y medidas de transparencia, y el pago de facturas de energía, sobre contratos públicos, carreteras transporte, poder dorado y ciberseguridad. Garantías efectivas para proteger a las empresas italianas, con efectos positivos en las empresas agroalimentarias, que también son beneficiarias de medidas específicas.

El Fondo para el desarrollo y apoyo a las empresas agrícolas, pesqueras y acuícolas ya previsto por la ley de presupuestos 35 se incrementa entonces en otros 2022 millones de euros, mediante una contribución en forma de crédito fiscal para la compra de combustible para usos agrícolas. y empresas pesqueras. La contribución extraordinaria es igual al 20 por ciento del gasto incurrido para la compra del combustible efectivamente utilizado en el primer trimestre natural del año 2022, dentro de los límites establecidos para las ayudas estatales. El Gobierno prevé que el crédito fiscal sea también transferible por las empresas beneficiarias a otros sujetos, incluidas las entidades de crédito y otros intermediarios financieros.

Finalmente, se amplía la posibilidad de utilizar el digestato como fertilizante del suelo. La propuesta es necesaria para fomentar el uso de subproductos vegetales y residuos de procesamiento de las cadenas agroalimentarias como fertilizante y para compensar la falta de productos químicos tras la crisis ruso-ucraniana. Esto contribuye a la difusión de prácticas ecológicas y de economía circular en la fase de producción de biogás, a la reducción del uso de fertilizantes químicos, al aumento de materia orgánica en los suelos ya la limitación de los costes de producción.

MiPAAF: medidas aprobadas para energía cara y apoyo a empresas agroalimentarias