Plan Von der Leyen: Ursulabonds listos por 1000 mil millones de euros

(por Massimiliano D'Elia) El jueves 23 de abril se realizará otra cumbre vía videoconferencia entre los Jefes de Estado y de Gobierno para decidir las medidas a implementar para frenar el daño a la economía, provocado por el Covid-19. En estos días continúan los contactos muy estrechos entre las cancillerías europeas y los sherpas de la economía. Hay llamadas telefónicas entre la presidenta de la Comisión Ursula von der Lyen y los distintos jefes de gobierno, ayer escuchó al primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

Von der Lyen está trabajando en un plan de 1000 billones euros mediante la utilización de bonos europeos que se colocarán en el mercado exterior y serán gestionados íntegramente por la Comisión. El dinero irá a los países más afectados por la pandemia de dos maneras, escribe la República, en parte en forma de donaciones y en parte como préstamos a bajo interés que se reembolsarán no antes de 20 años.

La intención del presidente de la Comisión es presentar el plan directamente el 23 de abril junto a los representantes de los gobiernos de la UE y luego publicar su contenido no antes del 29 de abril. La garantía de que la Comisión les ofrecerá los mercados ursulabond, será el presupuesto de la UE 2021-2027, pero también los siguientes, gracias a la fiabilidad de Triple A que disfruta la UE. El plan apunta a  1.000 billón de recursos con tasas de interés cercanas a cero que, sumado a las medidas del Eurogrupo, constituiría un paquete anticrisis durante aproximadamente  1.500 mil millones.

El dinero de los bonos, especifica la República, se distribuiría a los gobiernos más afectados por la crisis entre donaciones y préstamos de bajo costo ("préstamos").

La única condición para dar luz verde al plan es llegar a un acuerdo de principio sobre el presupuesto 2021-2027, que, como cada siete años, ve grupos de países opuestos entre los que votaron por la austeridad y los que luchan por políticas económicas expansivas.

Otra consideración es que el presupuesto de la UE está compuesto por el dinero que los gobiernos pagan a Bruselas y los gastos potenciales, una cantidad máxima de fondos que la UE puede solicitar a los países, solo en caso de necesidad. Y es precisamente de los gastos potenciales que queremos obtener alrededor del 2% del PIB europeo, necesario para el plan von del Lyen.

El plan, así propuesto, también podría ser aceptado por el eje de los países del Norte (opuesto al coronabond-eurobond) porque tendría el mérito de implementarse Eurobonos-ursulabond disfrazado como sería la Comisión para emitirlos, evitando la mancomunación directa de recursos de las arcas nacionales. Una solución que también apaciguará el corazón de los electorados de los países nórdicos, ya que sería la Comisión de la UE la que gestionaría y controlaría toda la operación. El plan también podría proporcionar, como apoyo, la creación de un fondo externo, también gestionado por la Comisión (¿Fondo de recuperación?).

Aunque el plan puede satisfacer a todas las partes, no resuelve el problema del "tiempo", porque si nos referimos al presupuesto 2021-27, las primeras discusiones comenzarán solo el próximo enero. La emisión de bonos, en cambio, debe ser muy rápida, sobre todo Italia la pidió, lidiando con las incesantes solicitudes de subvenciones de las pequeñas y medianas empresas, cercanas a declararse en quiebra.

En este sentido, las instituciones de la UE, con el fin de equilibrar las necesidades con respecto a la variable tiempo, presionan para que los gobiernos utilicen el paquete propuesto en borrador por el Eurogrupo, es decir, 540 mil millones que se obtendrán del préstamo del BEI, el fondo “Sure” para redes de seguridad social y Mes sin condicionalidad (equivalente al 2 por ciento del PIB de cada país candidato, 37 mil millones de euros para Italia, inmediatamente disponible).

Medidas que garantizan la liquidez inmediata a los Estados, a la espera de la implementación del plan de von der Lyen que, como se vio, no podrá ver la luz antes de 2021.

Plan Von der Leyen: Ursulabonds listos por 1000 mil millones de euros