Putin exporta armas modernas a sus aliados

Ayer Vladimir Putin en Koubinka, un pueblo cercano a Moscú, durante una feria internacional de armas alardeó de las posesiones del ejército ruso. Aunque algunos informes occidentales señalaron que Rusia reveló sus debilidades durante la guerra en Ucrania, el presidente ruso prometió a sus aliados "las más modernas armas de infantería, vehículos blindados, artillería, aviación de combate y drones”.

Putin justificó que las armas rusas son apreciadas en el mundo por su calidad, su alta eficiencia y por el hecho de que "se han utilizado en varias ocasiones en condiciones reales de combate". El hombre fuerte del Kremlin dijo que Rusia "tiene muchos aliados"Y mencionó explícitamente el"lazos de confianza"Que mantiene en los países deAmérica Latina, Dell 'Asia y dell 'África. "Estos son estados que no flaquean ante la supuesta hegemonía [estadounidense]. Sus líderes mostraron un carácter muy fuerte.".

Putin también dio la bienvenida al entrenamiento de miles de militares extranjeros en Rusia, que "abre grandes perspectivas para considerar a nuestros colegios como su alma mater".

Al final de su discurso, el presidente ruso invitó a sus aliados a participar en ejercicios militares en Moscú. En este contexto, la agencia oficial norcoreana también difundió una carta de felicitación de Putin a Kim Jon Un en ocasión de 74 aniversario de la liberación. En la carta, se insta a Corea del Norte a fortalecer los lazos de cooperación con Rusia.

Entre 2017 y 2021, Rusia se convirtió en el segundo mayor exportador de armas del mundo, con una cuota de mercado del 19%, según datos difundidos por el Instituto de Estocolmo (Sipri). Cabe señalar que estas cifras han disminuido en los últimos años. Las sanciones occidentales contra Moscú ahora amenazan con penalizar esas ventas al bloquear los circuitos logísticos y financieros. A pesar de estas dificultades, el director de la agencia federal rusa para la cooperación armamentista, dimitri chougaev, le dijo a la agencia el lunes. Ria-Novosti que Rusia había firmado contratos de armas por valor de 16.000 millones en 2022 y que tenía pedidos por valor de 57.000 millones. Las declaraciones de Putin contrastan con la estrategia seguida por el ejército ruso en Ucrania. En una primera fase, las tropas rusas entraron por las fronteras este, norte y sur con el objetivo de converger en Kiev en unos días.

Sin embargo, graves errores en la planificación logística de la operación y en la actuación de los drones dejaron varadas en tierra a sus tropas, en particular a la columna de blindados que avanzaba desde el norte sobre la capital ucraniana. Tras este revés, Rusia concentró sus tropas en el este del país con la intención de concentrar sus ataques en la región oriental del Donbass. Ayer Putin declaró que sus tropas avanzan "paso a paso" en la liberación de esta región.

Fuentes de defensa ucranianas respondieron que los ataques rusos habían sido repelidos en varios lugares. En la guerra librada en los últimos meses, Rusia ha mostrado una clara superioridad en artillería de largo alcance y control aéreo. Sin embargo, Moscú practica una guerra basada en el bombardeo sistemático de zonas residenciales e implica la destrucción absoluta de las ciudades de las que luego toma el control. Esta estrategia también fue practicada por el ejército ruso en su participación en el norte de Siria.

Moscú construye su armamento con componentes occidentales, a pesar de las sanciones

Una investigación independiente encontró que cientos de componentes electrónicos en las armas rusas provienen de industrias occidentales.

Las armas que usan los rusos para bombardear Ucrania necesitan un sistema de guía, RAM y más para lograr su objetivo.

Se estima que Rusia ha disparado más de 3.650 de estas bombas contra Ucrania durante la guerra hasta el momento, incluyendo misiles de crucero 9M727 - lanzado desde el suelo - e KH-101 - lanzados desde aviones de combate, cada uno con más de 400 kilos de carga explosiva.

Ambos misiles utilizan hasta 31 componentes electrónicos fabricados por empresas occidentales, la mayoría de Estados Unidos. Las investigaciones de la Royal United Services Institute (RUSI), de Londres, y de la agencia Reuters con la colaboración del portal independiente ruso Historias importantes.

RUSI tuvo acceso a 27 armas y sistemas de armas rusos, o sus restos, encontrados en los campos de batalla. En estas armas se han encontrado más de 450 componentes electrónicos fabricados fuera de Rusia, hasta un 70% por empresas estadounidenses y el resto por Japón, Taiwán, Suiza, Países Bajos, Alemania, China, Corea del Sur, Reino Unido y Austria.

En algunos casos son productos fabricados en los años 80, mientras que en otros son mucho más modernos. El día de la invasión de Ucrania, el 24 de febrero, la Casa Blanca anunció que Estados Unidos y sus aliados impondrían "amplias restricciones sobre semiconductores, telecomunicaciones, láseres, sensores, sistemas de encriptación y navegación, aviónica...", y tendrían "Cortar a Rusia del acceso a tecnología de punta".

Hasta 37 países se han sumado al bloque comercial que en realidad comenzó en 2014 con la anexión rusa de Crimea. Sin embargo, los investigadores descubrieron que el flujo de estos materiales hacia Rusia no se ha detenido. Según Reuters, más de 15.000 envíos de productos de empresas como texas InstrumentsIntelAnalog DevicesInfineon e AMD llegaron a Rusia desde el día de la invasión hasta finales de mayo, en algunos casos a través de terceros.

Cuando para muchas de estas empresas, como texas Instruments o Analog Devices, preguntó cómo sus chips llegaron a los misiles rusos, las respuestas fueron tan vagas como elusivas.

Es cierto, sin embargo, que algunos envíos ya estaban en tránsito cuando se anunció el bloqueo, aunque hasta mayo pasado nunca se bloqueó o restringió el flujo de componentes a Rusia.

Muchos de estos componentes electrónicos deberían estar sujetos a control en función de su propósito de uso, el problema es que algunos de ellos entran en la categoría de los llamados chip de doble uso (utilizable para misiles y hornos de microondas).

En general, de hecho, los circuitos integrados tienen aplicaciones tanto civiles como militares. Muchos componentes se venden a Rusia a través de distribuidores en Asia, como Hong Kong, que transfieren el material directamente al ejército ruso oa empresas que trabajan en su nombre.

De esta forma una empresa rusa habría importado en marzo (ya con la guerra en marcha) material de texas Instruments por un valor de $600.000 (para entender el tamaño del pedido se especifica que los microchips individualmente cuestan solo un puñado de dólares). Para evitar más problemas, el presidente Vladimir Putin firmó en junio una ley que permite la importación de productos electrónicos sin la aprobación del titular de la patente.

Se cree que los rusos solo confían en la tecnología occidental para algunos de sus sistemas de armas porque no fabrican esos componentes, pero eso no significa que compren indiscriminadamente a cualquier proveedor. La investigación de Reuters indica que incluso los chips más comunes son examinados y certificados por un instituto tecnológico situada cerca de Moscú, que indica a las empresas o a los organismos de compra lo que puede y no puede importarse, para evitar espionaje electronico.

El instituto alienta a los fabricantes rusos a reemplazar la tecnología occidental con productos nacionales, pero este no ha sido el caso en los últimos años.

Un documento de 2017 visto por los investigadores reveló que de los 921 componentes extranjeros necesarios para un sistema de interferencia de comunicaciones destinado a instalarse en helicópteros, solo 242 podrían producirse en Rusia. Rusia ha tratado de eludir las restricciones occidentales, tanto con su propia producción como con proveedores en China o India, a través de empresas ficticias como intermediarios y con certificaciones falsas sobre la naturaleza del uso de los materiales, certificando su uso civil en lugar de militar.

El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos cree que “Estas redes globales pueden proteger a los exportadores de EE. UU. al hacer que sea más difícil para los investigadores rastrearlos.". El argumento referido a Reuters es respaldado por un exfiscal federal, daniel plata, que se ocupó del caso de Alejandro Fishenko, que, con doble nacionalidad estadounidense y rusa, intentó en 2012 vender material electrónico a Moscú para ser aplicado en radares y sistemas de guiado de armas.

Los investigadores de RUSI dicen que el endurecimiento de las restricciones a la exportación podría dificultar que Rusia reponga sus existencias, así como evitar que las empresas occidentales produzcan productos electrónicos considerados "sensibles" en países que apoyan a Rusia. RUSI cree que, por lo tanto, Rusia puede tener problemas para reemplazar equipos, dada su limitación interna para producir componentes críticos. A todo ello se suma la actual crisis mundial de los semiconductores que también afecta a Occidente y que podría comprometer definitivamente la capacidad rusa de seguir apoyando los esfuerzos militares en el frente ucraniano.

 

Putin exporta armas modernas a sus aliados

| EVIDENCIA 1, MUNDO |