África, protagonista del nuevo "equilibrio global"

por Antonio Adriano Giancane

África, una tierra llena de riquezas y no solo de diamantes como aparecía en la presentación del filme”Diamante de sangre": L'África es mucho más!

África es una enorme mina de recursos naturales como petróleo, diamantes, oro, tierras raras, coltán y cobalto. Incluso el uranio utilizado por Francia proviene de África, en particular de Níger. Níger, por ejemplo, tiene las reservas de uranio más grandes del mundo, además de ser rico en petróleo y carbón de biomasa.

Francia abandonó sus minas de uranio en la madre patria en 2001 y ahora importa uranio de Níger, que se independizó desde 1960.

La tasa de electrificación del país es tan baja que Níger tiene que recurrir a la importación de electricidad extranjera.

La tasa de crecimiento del país después de la pandemia se ha deteriorado, además, el empeoramiento de las condiciones climáticas y los problemas de seguridad interna han agravado la condición del país.

El PIB per cápita de Níger es uno de los más bajos de África con $ 1.310, la unidad monetaria es el franco CFA, el idioma oficial es el francés, la tasa de pobreza es del 40,81%, la migración neta es de -0,2 por cada 1000 habitantes.

La población de Níger está creciendo constantemente y especialmente en las áreas rurales donde, lamentablemente, la pobreza extrema sigue siendo muy alta con acceso limitado a agua potable y saneamiento.

Níger ya no es un país colonial, pero casi nada ha cambiado desde ese período.

Pero, ¿por qué África, un país con enormes recursos que bien gestionados podría traer grandes riquezas a todo el país con beneficios para el pueblo africano, sigue siendo escenario de explotación, guerras civiles, esclavitud e inmigración? ¿Por qué la parte del mundo que se considera "civilizada" no implementa políticas que puedan dignificar a este pueblo?

En África, hombres, mujeres y niños trabajan incansablemente y sin protección social adecuada en las minas, violando y pisoteando todos los derechos humanos, para extraer coltán y cobalto, minerales esenciales para sostener la evolución tecnológica e industrial que estamos viviendo.

Solo hay una razón, en el período colonial las minas pertenecían a los países coloniales, pero hoy pertenecen a quienes tienen los contratos, es decir, no a Níger ni a los nigerianos, sino a las potencias extranjeras orientales y occidentales presentes en África. países.

Los países africanos no podrán superar el colonialismo o el poscolonialismo por sí solos, no tienen su propia formación y habilidades políticas para llevar a cabo este proceso de transformación.

La paradoja es que Francia necesita el uranio de Níger para la producción de electricidad para poder funcionar y Níger, a pesar de tener uranio, no tiene electricidad para sí mismo.

La paradoja se puede replicar en la mayoría de los países africanos.

Suscríbete a la newsletter del Canal PRP

África, por lo tanto, sigue siendo una tierra de conquista para todos los países occidentales pero especialmente para los orientales (China – Rusia) que a través de procesos incluso corruptos crean incertidumbre e inestabilidad política y económica, favoreciendo el florecimiento de empresas mercenarias a sueldo de cualquiera, lo que resulta en el tráfico de armas, drogas, seres humanos y la proliferación del terrorismo.

La alarma la dio el canciller Antonio Tajani quien en una entrevista concedida a Avvenire afirmó que «África no debe convertirse en una tierra de conquista, es impensable hoy imaginar una nueva raza para ese continente como la del ominoso siglo XIX. Sin embargo, en países como Sudán, Libia o África Central llevamos tiempo notando crecientes influencias extranjeras que están provocando un deterioro de las condiciones de seguridad y estabilidad en zonas ya de por sí muy frágiles".

Según el ministro Tajani, es necesario crear una nueva cooperación para el desarrollo especialmente dentro de la UE, hablando con una sola voz y dejando de lado iniciativas individuales de países que actualmente no son suficientes en términos de historia, calibre y tamaño para producir los cambios deseados.

Si Europa todavía quisiera ser protagonista de algunos pasos en la historia, tendría que implementar un único proyecto económico estratégico para los países africanos cuya prioridad no sea menor que la guerra que ahora se desarrolla en las fronteras de la UE.

África, protagonista del nuevo "equilibrio global"