En año y medio, Covid perdió 302 números de IVA

Vistas

Desde febrero de 2020, el mes anterior a Covid, hasta agosto pasado, la última encuesta disponible, el número total de trabajadores autónomos se redujo en 302 unidades (-5,8 por ciento). En el mismo período, sin embargo, los empleados disminuyeron en 89 mil (-0,5 por ciento). Si, en términos absolutos, los primeros cayeron por debajo del umbral de los 5 millones (precisamente 4.936.000), los segundos alcanzaron los 17.847.000.

En resumen, en un año y medio Covid ha puesto a prueba el mundo laboral italiano, incluso si las llamadas personas de los números de IVA han pagado las consecuencias. Fue denunciado por la Oficina de Estudios de CGIA.

• Las causas de esta muerte

A los tradicionales problemas que siempre han acosado a las microempresas (impuestos, burocracia, falta de crédito, etc.), los cierres impuestos por decreto, las limitaciones a la movilidad, el colapso del consumo de los hogares y el boom del comercio electrónico registrado en este último año y medio han empeorado la situación de muchos autónomos que se han visto obligados a cerrar definitivamente su negocio. Estas micro realidades, recordamos, viven casi exclusivamente de la demanda interna, ligadas al territorio en el que operan. Solo en 2020, el consumo de los hogares en Italia se redujo en unos 130 millones de euros, dinero que impulsó en gran medida los ingresos de las empresas muy pequeñas que, tras esta contracción, ya no podían llegar a fin de mes.

• Sin tiendas, las ciudades ya no son las mismas

Caminando por los centros históricos y en los distritos tanto de las grandes ciudades como de los pequeños pueblos suburbanos, el número de tiendas artesanales y pequeñas tiendas comerciales con las persianas bajadas constantemente y las luces interiores completamente apagadas aumenta drásticamente. Menos visibles a simple vista, pero igualmente preocupantes, son los cierres que también han afectado a autónomos, abogados, contables y consultores que realizaban sus actividades en oficinas / estudios ubicados dentro de un condominio. En resumen, las ciudades están cambiando de cara: con menos tiendas y oficinas son menos frecuentadas, más inseguras y con niveles crecientes de degradación.

• Inmediatamente una mesa de crisis sobre el autoempleo

Durante meses, la CGIA ha estado pidiendo tanto al primer ministro Draghi como a los gobernadores que abran una mesa de crisis permanente a nivel nacional y local. De hecho, como nunca antes, es necesario dar respuesta a un mundo, el autónomo, que vive una situación especialmente delicada. Eso sí, no hay medidas milagrosas. Y no hay que olvidar que en este último año y medio, además de los refrigerios (aunque del todo insuficientes), los sucesivos ejecutivos han aprobado, entre otras cosas, el ISCRO, ampliado el uso de la asignación universal para hijos a cargo también para Se han introducido los ingresos por cuenta propia y de emergencia para aquellos que todavía están en el negocio. Todas medidas importantes, pero no suficientes para frenar las dificultades que han surgido en estos meses de pandemia.

• Más negocios en las escuelas

También es necesario involucrar al Ministerio de Educación para que active lo antes posible una importante acción de información / formación hacia los estudiantes de secundaria que los sensibilice sobre un punto en particular; una vez terminada la escuela, uno también puede establecerse como trabajador autónomo en el mercado laboral. Esta última perspectiva es poco conocida entre los jóvenes. También es deseable, donde no existan estas experiencias, abrir momentos de confrontación entre los agentes sociales (patronales y sindicatos), las instituciones locales (Municipios, Provincias, CCIAA, etc.) y el mundo escolar con el objetivo de acercar la demanda lo más posible a la oferta de trabajo. Un problema, el del desajuste laboral, que paradójicamente también afecta a aquellas zonas del país que tienen altísimos niveles de desempleo juvenil.

• Estadísticas de los autónomos

La crisis en el mundo del autoempleo comienza hace mucho tiempo. En los últimos 17 años, el pico máximo de aperturas se alcanzó en marzo de 2004, cuando el número total de independientes presentes en Italia alcanzó las 6.303.000 unidades. Posteriormente, hubo un continuo "sangrado" que en diciembre de 2020 llevó esta categoría de empleo por debajo del umbral de los 5 millones. En enero de este año, sin embargo, se alcanzó la cuota más baja desde que existe esta serie temporal: 4.925.000. Finalmente, a partir de febrero se reanudó la subida que se prolongó hasta abril. Posteriormente, la curva tuvo una tendencia sinusoidal y se detuvo en agosto a una altitud de 4.936.000.

• Números de empleados

Si, como dijimos anteriormente, en estos 18 meses de la pandemia hemos perdido "sólo" 89 mil empleados, aún cabe señalar que en términos absolutos los titulares de un contrato indefinido han sufrido una reducción más marcada que la registrada por los temporales. trabajadores. De hecho, entre febrero de 2020 y agosto de 2021, el primero registró un descenso de 57 unidades (-0,4 por ciento), mientras que el segundo, en cambio, sufrió un descenso de 32 (-1,1 por ciento).

En año y medio, Covid perdió 302 números de IVA