Trabajo inteligente, ¿qué futuro?

Vistas

(por Alessandro Capezzuoli, funcionario de ISTAT y gerente del observatorio de datos de profesiones y habilidades Aidr) La opinión es uno de los peores males que aflige a la cultura moderna. Para construir una opinión, no se necesita talento: basta con leer algunas noticias superficialmente y sacar conclusiones apresuradas e inexactas. Sin embargo, para construir una cultura es necesario estudiar un tema en profundidad. Para construir una cultura colectiva, además de una buena dosis de paciencia y utopía, se necesita tiempo y compartir. El derecho a la opinión se ha vuelto sagrado, tan sagrado que deja poco espacio para la cultura. Italia es ahora un país basado en opiniones; en todas partes está lleno de comentaristas de bares, expertos en virus y física nuclear si es necesario, que tienden a ridiculizar, o peor, trivializar cualquier concepto que requiera un análisis en profundidad Se podría decir que la profesión más extendida actualmente es el Experto de opiniones . Recientemente, me encontré con un artículo escrito por un sociólogo que regañó a un historiador por referirse a "hechos históricos no especificados".

El historiador en cuestión era Alessandro Barbero, uno de la historia ... cómo decirlo ... ha demostrado que sabe un poquito. Ciertamente sabía más que el columnista en cuestión. El trabajo inteligente, como muchos otros temas que he tratado en el pasado, no es una excepción: se necesitaron solo unos meses para construir millones de expertos en trabajo ágil y organización del trabajo, que en realidad saben muy poco al respecto, pero brindan consejos y opiniones. . Expertos que han pasado años y años de trabajo detrás del escritorio formulando teorías sobre el trabajo inteligente. La emergencia sanitaria ha dado un fuerte impulso al trabajo inteligente, pero, paradójicamente, también ha dado un fuerte impulso hacia el regreso en presencia. Simplemente porque el tipo de trabajo implementado en los últimos meses no ha sido nada inteligente; se trató mayoritariamente de un teletrabajo, muchas veces desorganizado e implementado con medios improvisados, a través del cual se pudo continuar con numerosas actividades, trasladando efectivamente el puesto de trabajo de la oficina a los domicilios de los empleados. ¿Estabamos listos? Quizás. Ciertamente no todos los trabajadores lo fueron, y no con ese método.

Hay que decir, sin embargo, que la obra pública ha permanecido embalsamada durante décadas en un régimen de teletrabajo asistencial, del que debería haber aprendido, dispensado en base a rankings, desgracias y favoritismos. Luego estaba (y está) el POLA, que debería haber dado un empujón hacia la implementación del trabajo ágil. En definitiva, sobre el papel deberíamos haber estado preparados un tiempo, de hecho, en muchos casos, nos cogieron por sorpresa e improvisamos soluciones improvisadas. El Ministro de la Función Pública, en una entrevista reciente, definió el teletrabajo de emergencia como "trabajo a domicilio italiano": en mi opinión, esta es una opinión temeraria similar a la del sociólogo citado al principio del artículo. Hay cientos de numerosos ejemplos virtuosos que han demostrado claramente la eficacia de este “prototipo” de trabajo ágil y que, a pesar de numerosas contradicciones, ha mejorado la organización del trabajo y la productividad en muchas instituciones. Un escenario similar merecería una fuerte aceleración, porque está claro que no cambiar ahora significaría no cambiar más. Y lo que tiene que cambiar no es solo la ejecución del trabajo; es el consumo de recursos, es el gasto público, es la forma de vivir en las grandes ciudades, es la forma de gastar tiempo y dinero, es la economía de los suburbios y pueblos pequeños. El trabajo inteligente trae consigo una serie de efectos positivos en la comunidad que no se pueden ignorar.

Antes de profundizar en los problemas no resueltos, que con razón deben abordarse y mejorarse, es útil recordar brevemente los pilares fundamentales de la filosofía inteligente. Filosofía lejos de ser actual, ya que se remonta a los años 70. Digamos en seguida que el trabajo inteligente no es una forma de brindar desempeño laboral, es un modelo organizacional de sociedad en el que el bienestar del individuo, entendido como parte integrante de la comunidad, prevalece sobre el trabajo, y en consecuencia existencial. , sufrimiento del trabajador. Precisamente porque un trabajador es parte de la comunidad, el bienestar de las personas, a través del trabajo inteligente, se convierte en bienestar colectivo. En otras palabras, fomentar el bienestar de los trabajadores significa fomentar el trabajo. Este concepto simple y simple es difícil de digerir para la opinión pública, que siempre ha preferido sádicamente a un trabajador acosado y que sufre. El bien más preciado que tenemos el ser humano, aunque continuamente intentamos demostrar lo contrario, no es el dinero sino el tiempo. El trabajo inteligente permite a los trabajadores pasar el tiempo de la mejor manera posible (y seguir gastando dinero de la peor manera posible). ¿Qué pasó en estos meses de emergencia? Ha ocurrido un fenómeno que probablemente será estudiado en los libros de historia en unos años: el malestar colectivo ha prevalecido sobre cualquier forma de bienestar individual. El tiempo disponible era más que nada una colección de minutos de todos modos, de encierros, momentos de miedo e interminables estrenos televisivos en los que los temas principales eran la muerte y el terror. La comunidad se ha dividido y la desconfianza en los demás ha prevalecido sobre la confianza. El vecino se ha vuelto potencialmente peligroso para la salud pública y el comportamiento de los demás, incluso el más inofensivo, se ha vuelto dañino para la comunidad.

Esta evidencia siempre ha estado ahí para que todos la vean: conducir imprudentemente o derramar desechos tóxicos en los acuíferos es una falta mucho más grave que correr sin máscara. Sin embargo, el sentimiento de desconfianza hacia los demás alimentado por la pandemia ha prevalecido sobre el sentido común y sigue siendo desenfrenado. Confianza, tengamos esta palabra en mente. Con la falta de tiempo y bienestar, el trabajo ágil ha perdido su naturaleza: más que trabajo en casa, se ha convertido en trabajo de cárcel, una especie de encierro laboral que nada tiene que ver con la idea original. Y en eso el ministro Brunetta no se equivoca: el trabajo ágil necesita una organización diferente. Se equivoca cuando afirma (o pretende afirmar) que los trabajadores públicos, todos indiscriminadamente, han gozado de un largo período indeterminado de bienestar y para ello tienen que volver a sufrir en la oficina. Esta actitud nos lleva a sospechar que el objeto del conflicto no es el desempeño laboral sino una especie de asunto personal entre el Ministro y los trabajadores públicos. Seguro, probablemente ha habido minorías de trabajadores que aprovecharon el momento para tirar de los remos en el bote, pero ¿a quién se le ocurriría quemar una casa para deshacerse de un hormiguero? Hay algunos aspectos a mejorar, es cierto, pero es necesario partir de estas evidencias, para sentar las bases de una organización del trabajo diferente. En primer lugar, hay que superar la desconfianza colectiva. El trabajo inteligente se basa en un pacto de confianza entre el empleador y el trabajador, y al perder la confianza, el principio fundacional del convenio también caduca. Los ciudadanos están desanimados, divididos, tienen rencores y descontentos, a menudo justificados por la pérdida de sus puestos de trabajo, que derraman indiscriminadamente sobre quienes están menos peor. Dar seguimiento a este sentimiento, satisfacer a la opinión pública, sería como prender fuego a la casa para complacer a los inquilinos con fobia a las hormigas. El empleado público siempre ha sido un objetivo privilegiado de la opinión pública, por eso (¿será una coincidencia?) El futuro del trabajo inteligente está destinado a seguir dos caminos distintos. En el sector privado, las empresas han entendido muy bien que se enfrentan a una de las oportunidades más deliciosas de los últimos años: el trabajo ágil les permite optimizar costos y disponer de oficinas carísimas, manteniendo el mismo nivel de servicio y producción. . En el ámbito público, la necesidad de contener los costes se siente mucho menos, quizás porque los recursos gestionados no pertenecen a los administradores sino a los ciudadanos.

También hay una evidencia innegable: si en muchas administraciones centrales el trabajo inteligente ha dado resultados que han superado las expectativas más optimistas, en las administraciones locales la calidad de los servicios se ha deteriorado. El flaco favor ocurrió principalmente en aquellas organizaciones donde la presencia de trabajadores en contacto con el público sigue siendo esencial. Me refiero a pequeños municipios, a los servicios de registro, a los servicios territoriales, en definitiva, a todas aquellas actividades en las que la digitalización está ausente. Y está ausente no solo por un retraso sensacional de las instituciones, sino que también está ausente por la reticencia de una parte de la población a utilizar herramientas digitales para aprovechar los servicios públicos. Más que desinvertir en el trabajo inteligente, será necesario invertir mucho en diferentes direcciones. En primer lugar en la cultura y en la puesta en común de sus principios fundacionales, pero en este aspecto, a diferencia del pasado, una parte de la clase dominante ha tomado conciencia de las potencialidades de este modelo de trabajo y ha pasado al otro lado del mundo. vallar, apoyar, y no oponerse, al trabajo ágil como forma ordinaria de trabajar. En segundo lugar, sería conveniente potenciar el equipamiento informático de la AP e invertir en la formación digital de los trabajadores: algunas administraciones lo han hecho y los resultados han sido sorprendentes. Hay una cuestión de carácter jurídico-contractual, que se abordará durante los próximos días en una mesa compartida por la Consejería de Administraciones Públicas y Aran: sin embargo, no es el aspecto contractual lo que preocupa a los trabajadores, si acaso es el contenido del contrato.

¿Cuáles son los puntos en los que no hay absolutamente ninguna vuelta atrás? Es necesario oponerse firmemente a la reintroducción de clasificaciones y puntuaciones basadas en la discapacidad y las necesidades familiares. Parece absurdo que sigamos hablando de esta eventualidad, a pesar de que está ampliamente demostrado que el trabajo ágil no es una forma de bienestar sino una forma de organización del trabajo basada en diferentes criterios. Entonces, hay que evitar los límites predefinidos de plazas, que solo generan descontento, una competencia estúpida entre trabajadores y una escisión inútil entre presuntos privilegiados y discriminados. Es necesario hacer un seguimiento de los objetivos y su consecución y dejar de lado las franjas horarias absurdas y los días predefinidos de volver a la oficina. Una organización del trabajo que privilegia objetivos no puede prever los rangos de funcionamiento, contactabilidad e inoperabilidad: sería una auténtica contradicción. La única excepción permitida podría afectar a los trabajadores que prestan servicios en horarios fijos. Finalmente, hay una pregunta abierta sobre la demanda y oferta de servicios en relación con las competencias digitales de la población: es difícil implementar una organización del trabajo diferente, si los ciudadanos continúan considerando los servicios públicos como "lugares" físicos a los que acudir. y no como plataformas digitales en las que confiar. El punto de inflexión del trabajo inteligente es la transformación digital, que, de hecho, convierte a la oficina en un espacio inadecuado para realizar muchos trabajos.

Trabajo inteligente, ¿qué futuro?